Cinco siglos igual: la comunidad wichi fue acusada de usurpar sus tierras

No lo dicen ellos, sino que son dueños de la tierra también, por ley. El 12 de octubre, irónicamente, fueron a desalojarlos. Una denuncia que avergüenza.

Ingeniero Juárez, provincia de Formosa. La mañana del 12 de octubre, lejos de homenajear, reconocer o aprender de los pueblos originarios que habitan en la región, la fuerza policial de la provincia llegó a desalojarlos de la manera más violenta, infringiendo la Ley 26.160, que prohibió los desalojos de comunidades indígenas durante cuatro años, norma sancionada en el 2006. Ni siquiera hablamos ya, de conciencia histórica. Estamos hablando de la Constitución Nacional, sus representantes y la justicia. ¿De eso también se mofan las autoridades?

En la localidad de Ingeniero Juárez, la mañana del 12 de octubre no fue como cualquier otra. En realidad, la pelea es la de siempre y nunca las cosas son fáciles, pero casual o no, el “Día de la Raza”, sirvió para que un grupo de uniformados, con órdenes oficiales, entraran a desalojar de sus precarias viviendas a los wichis, que lo único que hacen es reclamar lo que les pertenece por hecho, derecho e historia.

La causa impulsada posee, por parte de la Provincia de Formosa, cuatro pedidos de desalojo y tres presentaciones como querellante particular, recién ahora, y por lo que se desprende de lo actuado, bajo presiones del oficialismo Provincial se ha decidido hacer lugar a este desalojo aberrante, inconstitucional y nulo en todas sus partes, haciendo responsable de lo que pueda ocurrir, al hacerse efectivo este desalojo a las autoridades Provinciales y Nacionales, informó La Colectiva.

Sin embargo, los acusados son ellos. Créase o no, ni la ley impulsada para relevar los territorios indígenas funciona como debería y todavía más, ni siquiera se cumple su tratativa. El Gobierno Nacional una vez más anunció y después, no hizo nada.

Ese mismo día, sectores de la prensa de Formosa, se dedicaron a desprestigiar a los ocupantes de sus casas. Ellos eran los infractores, ellos eran quienes no tenían derecho a estar ahí, cuando la historia, es precisamente inversa. Ahora bien, más allá de ello, no debería acudirse a un papel, si un pueblo tuviera memoria y sobre todo, cumpliera con saber de dónde viene la gente que habita un lugar en el mundo.

Ojos al costado, falta de respeto y necesidades sin cubrir. En Ingeniero Juárez, tanto como en muchos sitios de la República Argentina, no sólo se infringe el derecho, sobre todas las cosas, se mancha la historia y se sigue escribiendo con sangre cuando hablamos de los pueblos originarios.

Que nunca más el dueño de su tierra, sea violentado. Ya no es cuestión siquiera, de Derechos Humanos. Se trata de cumplir con la ley.

¿Hasta cuándo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: