¿Y qué si…?

Y qué si pudiera escribir una linea,
un par de líneas,
acaso tres o cuatro,
que no transiten la osadía de la nostalgia
de un regreso,
de éste regreso?

Y qué si en cambio pudiera escribir
cinco, seis, siete líneas
que atraviesen un punto de equilibrio,
palabras “felices”, signos de admiración,
dejando todas las preguntas de lado,
todas éstas preguntas?

Y qué si en ese tránsito distinto,
inesperado, de ocho, nueve o diez líneas mas,
llegaran conclusiones que espero
como redes de salvataje de aguas verdes,
rosadas, fortuitas en su búsqueda,
en ésta búsqueda?

Y qué si en ese encuentro,
un presagio de once, doce o trece líneas,
todo volviera a comenzar y tuviera la chance,
el alfabeto entero, para contar y celebrar
todas las ideas que necesito cultivar,
todas éstas ideas?

Un cielo a través de un vidrio de una ventana.
Grande. Enorme. Fabulosamente diseñada.
Sin esquinas, plena en redondeles,
dibujada por un arquitecto de imágenes renovadas,
de todas éstas imágenes.

Baldosa en New York

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: